De Aquí y Allá: KimPiyan: ¡El viaje que el corazón anhela!

En el archipiélago encantado de Chiloé, un grupo de personas comienza a compartir belleza, salud y magia desde la profunda y ancestral cultura de este paraíso mitológico y legendario, que cual río de aguas lluvia, fluye hacia transformarse en un destino mundial.

Ene14_005Durante los últimos años, la presencia del archipiélago de Chiloé, tanto en medios nacionales como internacionales, ha tenido un aumento explosivo. Las causas no son claramente conocidas, pero “es que Chiloé es así, misterio y magia, ancestral, un mundo aparte” nos dice Juan Carlos Viveros Kobus, director general del centro geoturístico KimPiyan (que en lengua nativa significa “espíritu sabio de los ancestros”) y colaborador de Somos, quien hace dos años, comenzó a poner puertas y ventanas a su mayor sueño: integrar mundo antiguo y moderno, cosmovisión y sabiduría ancestral, junto a lo cotidiano: el momento presente.

En este paraíso, conversamos con este inspirado amante de la isla, quien continúa: “Pedazos de tierra entre golfos, islotes, ensenadas, penínsulas, con más de 200 ríos, lagos y lagunas, selva nativa y dos cordilleras de más de 300 millones de años, consideradas ‘sagradas’ para las culturas originarias, y una mitología única en el planeta hacen de este lugar un destino obligado para quienes buscan experimentar otro mundo, diferente, relajante y curativo. Un lugar donde pareciera que el tiempo se detuvo”.
El origen de KimPiyan

En una hermosa tarde de primavera, en medio de cerros, ríos, humedales, bosque nativo y frente a Ancud, puerta de entrada a la Isla Grande de Chiloé, comenzamos a adentrarnos en una ruta turística que nos conduciría por senderos exteriores e interiores.

“Todo comenzó hace unos 5 años atrás, el 2008, cuando, transitando por una profunda crisis existencial, la vida habló y mostró otros senderos de los que hasta ese momento no teníamos conocimiento, no intuíamos que existían”, rememora Juan Carlos. Hasta ese momento, era un ingeniero, una persona común y corriente, tras el sueño del éxito material.

Lo paradójico era que mientras más éxito alcanzaban, más se daban cuenta que el sendero parecía no conducir a la armonía, sino más bien al stress, la frustración y la insensibilidad…
Las crisis

Fue entonces cuando la crisis golpeó a su puerta, crisis a la que hoy considera “su gran amiga”, pues sin saber que la transitaba, pudo conocerla íntimamente y navegar por la “noche oscura del alma”, lo que lo llevaría de regreso desde Santiago a Chiloé, su tierra natal, al camino de la autoexploración y el autodesarrollo.

Tras varios años de vida interior, el año 2011, llega a la Universidad del Pacífico, tratando de poner orden mental a los acontecimientos ocurridos. Estudia un diplomado en Psicología Humanista Transpersonal, que “me ayudó muchísimo a entender las propias vivencias y comprender la otra cara de la vida, aquella mágica y sutil, invisible, sensible, que todos podemos conocer”, dice.

Luego de 5 años en esta zambullida a las profundidades del ser humano, una de esas tardes silenciosas de Chiloé, en una pequeña cabaña, junto al calor del fuego y la compañía cercana de Johana, su mujer, comienza a rondarle la pregunta: “¿Cómo mostrar y contar a otra gente que es posible vivir en mayor libertad, armonía y paz?”

“Queríamos contar que es posible vivir mejor conociéndose uno mismo” señala. El punto crucial era que no sabían cómo poner en marcha este anhelo, cómo atraer a tantas personas que desean este encuentro con el sentido de la vida, la libertad y comprensión de sus asuntos laborales, familiares, de pareja.

Así, luego de varias noches estrelladas, contemplando el espolón de Orión y la Cruz del Sur, surge la idea de crear un servicio nuevo, distinto, que conjugara y resumiera lo que el mundo moderno puede ofrecer, junto a la magia del archipiélago de Chiloé: ¡el Geoturismo!

 

Fusión de identidad y cultura

Hoy, KimPiyan Centro Geoturístico cuenta con dos ecohabitaciones (Ecohabs) de particular diseño, construidas en medio del cerro KimPiyan, sobre terrazas fluvio-glaciales, con vista al humedal y río del mismo nombre. Un mirador natural a la ciudad de Ancud. Logran un estilo arquitectónico totalmente relacionado con la historia del origen del centro, donde fusionan nobles maderas nativas de la zona, lo chilote y elementos primordiales utilizados en las primeras rucas de las antiguas culturas contemplativas.

Del contacto mismo con la naturaleza, de las propias salidas a re-conocer su lugar natal, Juan Carlos diseña, junto a su gran amigo, el historiador e investigador José Ulloa, variadas caminatas y senderismo, hiking terapéuticos por rutas ancestrales en torno a la comuna de Ancud, otrora capital del turismo y cultura insular.

Estas rutas recorren Chiloé y sus 17.000 años de historia viva, un Patrimonio de la Humanidad (UNESCO) y Patrimonio Agrícola Mundial (FAO), lugar ideal para los enamorados de la naturaleza y la intensa reconexión, sin duda una travesía, ¡una experiencia para el cuerpo, emociones, mente y espíritu!

 

Medicina intercultural

 

Finalmente y buscando traspasar su propia vivencia y conocimientos, el Centro añade servicios de salud integral desde la medicina intercultural de Chiloé y la psicología humanista transpersonal, ofreciendo terapias, esencias de flores y hierbas chilotas, meditación, contemplación y talleres con un profundo componente de sabiduría de los pueblos originarios del archipiélago.

Finalizamos este viaje contándoles que nos vamos de KimPiyan y de Chiloé con el sereno convencimiento de que es posible que esta sociedad moderna pueda vivir de otra manera, con mayor respeto; fusionando, desde la mano de la naturaleza, historia, cultura, identidad, arte, arqueología, arquitectura, gastronomía y toda la magia del recorrido del alma humana en el cuerpo, que Juan Carlos nos mostró.

Allí nos reencontramos con la generosidad de la Tierra. Nos reencontramos con el fluir del Agua desde sus cordilleras milenarias. Nos contactamos con la lucidez del Sol, respetado por mapuches, williches y chonos insulares. Nos reencontramos con la invulnerabilidad del Aire, gran purificador de nuestros pensamientos. En Chiloé descubrimos la magia viva y nos damos cuenta que ese lugar que buscamos, sin saberlo, nos está buscando también.

Esta es la historia de cómo las personas nos convertimos en lo que somos y hacemos. Cae una suave llovizna, sopla el viento y nos damos cuenta de que venir a Chiloé y vivenciar KimPiyan es el viaje que el corazón anhela…